Una paciente, de 46 años de edad, llegó inconsciente al Hospital La Victoria, en la localidad de San Cristóbal, a causa de problemas en su embarazo. El diagnóstico inmediato del médico fue de preeclampsia.

Satisfactoriamente y gracias a la ardua labor de los médicos, su hijo nació. Sin embargo, presentaba problemas respiratorios y su peso era muy bajo.

A pesar que la mujer ingresó en estado crítico, días después comenzó a registrar síntomas para COVID-19, lo que incrementó el riesgo de muerte tanto de ella como del bebé.

Madre e hijo luchaban por su vida; ella duró 14 días intubada y en posición boca abajo con ventilación mecánica ante las graves complicaciones respiratorias causadas por el peligroso virus.

Poco a poco y gracias a la atención del personal médico de la Subred Centro Oriente, su estado de salud comenzó a evolucionar satisfactoriamente.

Después de más de dos semanas de haber dado a luz, pudo ver a su hijo, Emanuel Silva, quien también se ha recuperado rápidamente.