En Bogotá se aplicó la vacuna diez millones contra el COVID-19, y quien la recibió fue Yuli Katherín, una docente de un colegio de educación secundaria del sur de la ciudad. Ella es una de las educadoras que se prepara para regresar a clases presenciales.

Yuli Katherín, es docente desde hace doce años, enseña humanidades en el colegio Francisco de Paula Santander, para ella es una bendición haber recibido la primer dosis de la vacuna.

“La primera dosis es el inicio. Hay muchas expectativas. Por ahora nos queda un camino largo por delante. Los estudiantes y sus familias también deben recibir la vacuna”, dice la profesora, Yuly Katherín Varón, docente que recibió la vacuna diez millones.

 

Le puede interesar: Gobierno exige levantar 100 % de bloqueos para iniciar negociación con el comité del paro

 

Por ahora no oculta la emoción de un pronto regreso presencial a clases.

“La emoción es enorme de poder volver a ver cara a cara a los estudiantes y ya no a través de una pantalla”, asegura una emocionada profesora.

La profe Yuli, como le gusta que la llamen, es clara sobre lo que se ha perdido durante la pandemia.

“Se ha perdido la inteligencia emocional de los estudiantes, los profesores y en general de la sociedad colombiana”.

 

Vea también: Colombia supera las 10 millones de vacunas aplicadas contra el COVID-19

 

Han sido más de 12 meses sin ver a sus estudiantes, sin embargo, no ha dejado de vivir las historias tristes tras la crisis de la pandemia.

“Es muy triste la situación que han tenido muchos padres. Este año ha sido muy duro. Es muy triste que los muchachos te vengan a contar que sus padres les dicen que si hay para comer no hay para almorzar”.

Para la profe Yuli volver a clase es un anhelo represado, pero al que siempre tuvo claro había que anteponer la garantía de la vida y salud de los estudiantes y profesores.

 

Conozca más: Bogotá: estos son los puntos de marchas para este 2 de junio