A esta hora varías familias intentan remover el lodo y estabilizar el terreno para evitar que sus casas hechas en madera y latas se derrumben. Pese al riesgo, aseguran que que no evacuarán.

Noticia en desarrollo.