Científicos de la Unidad de Terapias Avanzadas del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (IDCBIS) de la Secretaría de Salud, avanzan en la investigación de generación de tejidos biosintéticos de piel, hueso y cartílago, que podrán ayudar a pacientes que lo necesitan por diferentes enfermedades.

Investigar la generación de estos tejidos se lleva a cabo con el objetivo de resolver las necesidades de los pacientes que por diferentes enfermedades requieren reparar, reemplazar o regenerar tejidos del cuerpo afectados.

 

Podría leer: Colombia pelea por entrar en zona de clasificación a Catar-2022 ante un Brasil implacable

 

La ingeniería de tejidos del IDCBIS es un área de carácter multidisciplinario que requiere de biológicos, químicos, ingenieros, médicos, entre otros profesionales que trabajan en el desarrollo de productos clínicos viables a partir del uso de materiales y células. 

Las estrategias utilizadas en la ingeniería de tejidos incluyen el uso de proteínas, células y estructuras de soporte que pueden ser de origen natural o artificial.

 

Vea también: El papa saluda en el Vaticano a la monja liberada tras su secuestro en Mali

 

Dichas estructuras son obtenidas a partir de tejidos descelularizados (tejidos sin células) o fabricadas a partir de materiales capaces de garantizar el éxito al ser implantados en el cuerpo humano.

Dentro de los resultados de la investigación en tejido cutáneo, se destacan estudios sobre descelularización de piel para la obtención de dermis acelular y fabricación de andamios a partir de biomateriales, ya sea biológicos o sintéticos que podrán ser utilizados para el tratamiento de pacientes quemados.

 

Lea más: Corte Constitucional confirma que el nuevo fallo sobre la eutanasia ya estaba vigente

 

En cuanto a tejido óseo, se han desarrollado estructuras por medio de impresión 3D que imitan la forma del hueso, dan soporte al sitio lesionado y permiten el crecimiento de nuevo hueso.

Así mismo, se han generado modelos a partir de radiografías o tomografías para fabricar prototipos de hueso personalizados. Todas estas tecnologías se encuentran en fase de evaluación preclínica, para continuar con los ensayos clínicos y a mediano plazo llegar a utilizarlos como tratamiento en los pacientes.