En medio de la pandemia por COVID-19 se aprehendió en Bogotá el cargamento de cigarrillos más grande en la historia de la Policía Fiscal y Aduanera (POLFA): 10 contenedores con 96 millones de unidades, guardando las proporciones, esta mercancía de tabaco representa el doble de la población que tiene Colombia.

El gigantesco hallazgo, que terminó con la aprehensión por el no cumplimiento de los requisitos de ley para ingresar al país, tiene un avalúo DIAN de 4.516 millones de pesos. En promedio, se pretendía la evasión fiscal omitiendo el pago al impuesto al consumo de unos 10.000 millones de pesos.

Cada cajetilla de cigarrillos se vende en el mercado ilegal de Colombia en unos 3.000 pesos, por lo que se puede indicar que con esta operación se evitó que los responsables de la mercancía recibieran aproximadamente 15.000 millones de pesos en ganancias irregulares, gracias a la venta de las cerca de 5 millones de cajetillas que pudieron haber sido distribuidas en las calles de Bogotá y otras ciudades del país.

Este gran resultado operacional se dio gracias a la verificación de información y las coordinaciones y relaciones público-privadas entre varios países.

Publicidad