Mediante un comunicado, la Alcaldía de Bogotá calificó como “positivo” el balance del Día sin carro y sin moto del jueves 22 de septiembre.

Según el Distrito, en el transcurso de la jornada se ahorraron más de 7.600 toneladas de dióxido de carbono gracias al uso que la ciudadanía decidió darle a la bicicleta y al transporte público.

Respecto al material particulado, en un día con las mismas condiciones meteorológicas a las del jueves 22 de septiembre, sin la jornada de Día sin Carro y sin moto, las concentraciones serían un 38 % más elevadas, lo quiere decir que durante la jornada de este año mejoró la calidad del aire.

La Alcaldía también entregó una estadística sobre la cantidad de ciudadanos que decidieron hacer uso del transporte público.

“Frente al Sistema de Transporte Público, en el componente Troncal se movilizaron 1.809.155 pasajeros, 28.5% menos que en el último Día sin Carro, y 3% menos en comparación con un día típico”, reporta el Distrito.

“En el componente zonal por su parte, se validaron 1.945.129 pasajes, lo que representa un incremento del 10.6% en relación con el último Día sin Carro y un 4% comparado con el último jueves típico“, agrega.

En cuanto a los biciusarios, la Alcaldía reportó que más de 4.500 hicieron uso de los llamados cicloparqueaderos de Transmilenio: “Las horas de mayor demanda de este servicio fueron entre las 9 a.m. y las 12 p.m., aumentado la ocupación en un 10% comparado con un día típico”.

Además de la bicicleta, algunos ciudadanos aprovecharon el día para hacer uso de la patineta, cuyo uso aumentó considerablemente en un 62% a comparación de la jornada en 2020.

También puedes leer: Por alerta de tormenta eléctrica TransMiCable evacua usuarios

Los infractores

El Distrito también dio a conocer las estadísticas negativas del día: en cuanto a siniestros viales, se registraron 107 de daños materiales, 80 con heridos y 2 con fatalidad.

A lo largo de la jornada, se impusieron 1.439 comparendos a infractores por parte de las autoridades.

Entregan balance del Día sin carro y sin moto: ¿Qué tanto dióxido de carbono dejaron de respirar los bogotanos?