La Superintendencia de Salud levantó la medida de vigilancia especial impuesta hace 5 años a Capital Salud, la EPS pública más grande del régimen subsidiado en Bogotá.

Esto quiere decir que la EPS, no solo aleja el fantasma de la liquidación, sino que puede seguir afiliando a nuevos usuarios. En este momento tiene más de un millón.

Como parte del plan de mejoramiento, la EPS eliminó las autorizaciones para acceder a 16 especialidades, redujo el tiempo de espera de los usuarios de más de una hora a 13 minutos en promedio y realizó más de 150 mil citas médicas gratis de manera virtual.

“El fallo es positivo porque permite continuar fortaleciendo la EPS más grande del régimen subsidiado en Bogotá y en el Meta. Además, continuaremos mejorando las condiciones de los asegurados y seguiremos trabajando financieramente para llegar al punto de equilibrio el próximo año”, aseguró Iván Mesa, gerente de Capital Salud.

Por su parte, el secretario de Salud, Alejandro Gómez, dijo que el Distrito continuará trabajando para seguir robusteciendo la EPS del Distrito, con el fin de seguir beneficiando a todos los usuarios y garantizando la adecuada prestación del servicio.

Publicidad

“La apuesta es aumentar el número de afiliados en municipios de Cundinamarca e incursionar en el régimen contributivo”, agregó Gómez.

La Superintendencia Nacional de Salud había impuesto la medida de vigilancia especial a Capital Salud en el año 2015 luego de evidenciar un deterioro de sus indicadores financieros con pérdidas que superaban los 600 mil millones de pesos, fallas en la entrega de autorizaciones y medicamentos, negación de servicios, restricciones en la garantía del acceso, oportunidad en la atención y aumento en las peticiones, quejas y reclamos.