Un panorama de caos y violación a las medidas de bioseguridad se vivió en el centro de Bogotá, pese a la ley seca, varios ciudadanos se vieron consumiendo licor en las calles.

Unos llevaban pacas de cerveza y como si no existiera prohibición cruzaban tranquilos ante los ojos de la autoridad.

Aunque algunos locales cerraron, otros mantuvieron clandestinamente la venta de licor.
Recuerde que la comercialización de bebidas alcohólicas en Bogotá solo se permite si es a domicilio.

Publicidad

La ley seca va hasta el domingo a la media noche.