Además de la preocupación por la emergencia sanitaria, a los residentes de la localidad Usaquén en el norte de Bogotá se le suma el temor por los constantes robos que se registran a diario y en diferentes modalidades.

En uno de los hechos más recientes, dos ediles del sector fueron atracados; utilizando la modalidad de parrillero en moto y con escopolamina a través de falsos domiciliarios.

«El día jueves solicitó el servicio de un perro caliente por medio de una plataforma, al llegar el producto y el domiciliario, le suministraron una sustancia que lo dejó inconsciente y aprovecharon para quitarle todas sus pertenencias», dijo Horacio Estrada, líder de la localidad.

En lo corrido del año ya se han registrado 2.312 robos en Usaquén.