La nueva sede del Comando Metropolitano de la Policía que lleva 9 años de retraso requiere un esfuerzo presupuestal adicional para su culminación, aseguró la Contraloría de Bogotá tras una visita a la obra.

Luego de una inspección, el jefe del organismo de control Andrés Castro encontró que, para finalizarla, se requieren $50 mil millones, recursos que irán destinados para su dotación y terminar temas específicos de construcción.

Sobre este último punto, la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia debe tomar decisiones en algunos frentes de obra, que actualmente se encuentran suspendidos, entre ellos, el Edificio Atrio, las obras de urbanismo del costado oriental y las plazoletas D y E.

‘’La seguridad de los bogotanos no solo se garantiza con acciones para disminuir los hurtos y la violencia; es necesario poner al servicio de Bogotá obras como el Comando Metropolitano de Policía, el Centro Integral de Justicia en el sector Campo Verde y el Centro de Traslado por Protección – CTP’’.

La obra de la nueva sede de la Policía Metropolitana (cuyo contrato se declaró en siniestro por incumplimiento) tuvo una inversión inicial de $43 mil millones y, ante la detección de numerosos problemas en su estructura, fue abandonada.

En 2018, se adjudicó un nuevo contrato con el objetivo de reactivarla, por un valor de $132 mil millones, y, a pesar de que ahora se evidencia un avance físico del 83 % y un avance financiero del 62 %, aún quedan pendientes obras específicas.

El jefe del organismo de control continuará visitando, durante las próximas semanas, diferentes obras inconclusas en la capital.