Con optimismo recibieron los dueños de gastrobares y restaurantes en Bogotá, la decisión del Gobierno de autorizar la venta y consumo de licor.

En la capital el expendio de licor se permite solo si está acompañado de comida, condicionamiento que se eliminaría con el decreto nacional.

 

De otro lado, hoy se instaló una mesa entre empresarios de la noche y el Distrito para construir un piloto de bares en Bogotá con el que se busca reactivar al sector.

Publicidad

La apuesta de la Alcaldía es sacar el piloto máximo en 3 meses.