A esta hora un grupo de manifestantes hace un plantón en la avenida 68 con carrera 64c frente a las instalaciones del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), en pro de los derechos de la niñez y de trabajadores de hogares comunitarios que no han sido vinculados formalmente después de tres meses de estar desempleados.

Según información preliminar los hogares infantiles de la localidad de Puente Aranda suelen iniciar contrato en la segunda semana de enero. Este año a la fecha continúan cerrados y el pasado viernes llegaron funcionarios del ICBF a recoger las llaves de los hogares comunitarios con un acta y sin informar el por qué.

Extraoficialmente se les ha informado a través de llamadas que los hogares no van a seguir funcionando. Son más de 500 niños los afectados de edades de 1 a 4 años de los estratos 1 y 2.