El presidente Petro y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López hacen una tregua y reanudan diálogos para definir futuro del metro de la capital de la República. Ambos mandatarios reanudaron el diálogo para definir el futuro de la megaobra de transporte y se comprometieron a acatar las recomendaciones que entreguen los expertos sobre la misma.

‘Pacto de la Orinoquía’: bajo ese lema, el jefe de Estado y la mandataria Distrital sellaron el acuerdo en el avión presidencial que los trasladó rumbo a San José del Guaviare, sede de la XXI cumbre de Asocapitales, los dos dirigentes analizaron las posibilidades para reestructurar el contrato del Metro de Bogotá tras las semanas de duro tira y afloje en relación con ese sistema de transporte público masivo.

La idea radica en que las mesas técnicas y jurídicas sean las que decidan que hacer con el proyecto Metro, ya en construcción.

“Eso implica unas profundidades jurídicas y técnicas que quiero que el Estado en su conjunto respete, porque se trata de entregar el mejor metro posible con los recursos que tenemos a la sociedad bogotana casi un siglo.”, dijo el jefe de Estado.