A través de un comunicado, la Alcaldía Mayor de Bogotá informó de la violación de derechos humanos a las personas privadas de la libertad.

Aseguran que desde hace más de 22 años en las salas de detenidos de las Estaciones de Policía, Unidades de Reacción Inmediata (URI) y en las cárceles de La Picota, Modelo y Buen Pastor se vive un drama por el hacinamiento.

«En el año 2000 se reconstruyó la Cárcel Distrital que se ha constituido en la mejor cárcel que tiene el país y la única certificada por la Asociación Americana de Correccionales, que la acredita como una entidad organizada, estructurada y que respeta los derechos humanos».

Salvo esta cárcel, La Modelo, el Buen Pastor y La Picota registran un hacinamiento por encima del 50 % y las estaciones y URIs, superan el 140 %, según el Distrito. 

Así mismo, aseguran que este problema de hacinamiento se ha incrementado en los últimos años. Mientras que entre 2015 y 2017 el hacinamiento no superaba el 20%, hoy se sitúa en 150%.

«Desde enero le propusimos al Ministerio de Justicia la construcción de una cárcel en terrenos de La Picota con 3.300 cupos, pero la respuesta fue negativa», dice el comunicado.

Hace una semana, el Distrito tomó la decisión de habilitar el Centro de Traslado por Protección (CTP) para reducir el hacinamiento en la URI de Puente Aranda, que había superado el 100% de su capacidad.