La nueva jornada de marchas programada en Bogotá para este lunes, en el marco del paro nacional que se viene desarrollando desde el pasado 21 de noviembre, llegó a la Plaza de Bolívar.

El cacerolazo en contra de la reforma tributaria, como algunos llamaron la movilización, sobre las 4 de la tarde se aproximó al centro de la ciudad. Con ollas, tiestos, cucharas, tapas y cucharones los representantes de los gremios, centrales obreras y estudiantes demostraron su inconformismo haciendo resonar los implementos de la cocina. Dicen que se mantendrán en cacerolazo durante toda la discusión de la reforma.

Durante la movilización no se presentaron desórdenes ni actos vandálicos relacionados con la convocatoria del Comité Nacional del Paro para hoy.