A partir de la información suministrada por un ciudadano, la Policía ubicó un vehículo que se encontraba en un parqueadero de la localidad de Bosa, donde presuntamente efectuarían el descargue del estupefaciente.

El conductor habría ingresado el tractocamión a la ciudad, argumentando que su carga solamente se componía de 35 mil kilos de trigo en grano.

Sin embargo, se encontraron 59 paquetes con la sustancia vegetal, para un total de 750 mil dosis de marihuana y que, en el mercado ilegal, estaría avaluada en 5.250 millones de pesos.

Lo que llamó la atención de los investigadores, era la manera como estaba marcado cada paquete, algunos más grandes que otros, como si cada uno tuviera un comprador diferente.

El tractocamión salió desde Buenaventura con la carga de trigo e hizo una parada en el Cauca. Allí, habría cargado y ocultado el alijo, que tenía como destino Bogotá.

Junto con el automotor, el conductor fue puesto a disposición de la Fiscalía por el delito de porte, tráfico y fabricación de estupefacientes.

La investigación aún continúa su curso, pues detrás de este cargamento, estaría una estructura criminal, de la cual ya se tienen pistas para su desarticulación.

Publicidad