El crecimiento del desempleo y la pobreza a niveles históricos durante la pandemia son para los analistas de seguridad dos factores de riesgo para el incremento que se ve en la inseguridad de las grandes ciudades.

Y esto es justamente lo que se está viviendo en las sietes localidades priorizadas por la Alcaldía de Bogotá donde a medida que se reactiva la economía sube el delito.

En tiempos de pandemia además del hurto, el delito que más se ha incrementado es el robo de bicicletas y en algunos casos el homicidio.

Para los alcaldes, sin embargo, hay un elemento que influye en el aumento de la inseguridad y es la impunidad.

En la calle los ciudadanos creen que la inseguridad está desbordada.

Según el experto Néstor Rosanía, este fenómeno de aumento de la delincuencia no es exclusivo de Colombia, África y América Latina serán regiones en las que se presente una mayor escalada de la inseguridad debido a sus economías débiles y el alto nivel de informalidad laboral.