Ante el inicio de clases con alternancia en diferentes centros educativos de Bogotá, la Policía de Tránsito y Transporte activó más de 30 puestos de control para garantizar la seguridad de los niños que viajan en rutas escolares.

Los conductores de estos vehículos tendrán que cumplir con todos los protocolos de bioseguridad y también con toda la reglamentación por parte del Ministerio de Transporte.

Este lunes también fue habilitado un carril preferencial para las rutas escolares.

Los vehículos que no cumplan con los protocolos establecidos serían inmovilizados.