Desde la avenida Caracas con calle 24, el alcalde Enrique Peñalosa dio inicio a un programa de pruebas de carga de pilotes en nueve puntos de la ciudad cercanos al corredor de la primera línea del Metro de Bogotá.

“Los estudios de suelo para el Metro ya están, ahora vienen estas pruebas de carga, con el fin de obtener mucha más información del suelo que permita a los oferentes hacer propuestas económicas más exactas”, aseguró Peñalosa.

La idea de estas pruebas es verificar a escala real el comportamiento de los suelos y las cimentaciones para la construcción de esta importante obra.

Estas pruebas de carga consisten en realizar nueve pilotes de tamaño real, a profundidades entre 55 y 76 metros, para cargarlos progresivamente con el fin de determinar el comportamiento del pilote versus la resistencia del suelo. 

“Estas son acciones de verdad para que los posibles oferentes tengan toda la información necesaria y los menores costos posibles. Hoy estamos avanzando más para que la licitación y la contratación de esa primera línea del Metro sea la mejor”, afirmó el burgomaestre.

Publicidad

De acuerdo con la empresa Metro, este proceso tardará ocho semanas y se adelantará de manera simultánea a la selección del concesionario integral que estará a cargo de la obra.

“Cada pilote de prueba se va a someter a una carga de hasta 10.000 toneladas, usando gatos hidráulicos especiales. Esto equivale a más de 10 veces el peso de los trenes totalmente cargados de pasajeros”, explicó Andrés Escobar, gerente de la Empresa Metro.