Cerca de 18 hectáreas del polígono La Esmeralda fueron seriamente afectadas por personas que han querido apropiarse del patrimonio ambiental de los bogotanos. Aproximadamente fueron talados y afectados 80 mil individuos arbóreos

“Es indignante lo que está pasando en Entrenubes. Los tierreros están ofreciendo ‘protección’ y suelo dentro de las áreas protegidas y son patrimonio ambiental de todos los ciudadanos. Además, están poniendo en riesgo su vida mientras talan y queman nuestros recursos naturales”, afirmó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

El polígono donde se han venido presentando estas afectaciones, tiene 31 hectáreas, de las cuales cerca de 18 se han visto seriamente afectadas por las actividades de construcción y ocupación ilegal que varias personas vienen adelantando en esta zona de la ciudad.

Entre los daños ambientales en esta reserva están la tala masiva de árboles, quemas, remoción indiscriminada de cobertura vegetal, adecuación de suelos para estructuras y ocupaciones informales, y afectación de nacimientos de agua que posteriormente alimentan la quebrada Yomasa. Estas intervenciones han generado un deterioro del suelo, el aire y la flora, ocasionando pérdida de biodiversidad y un desequilibrio en este ecosistema.

Aproximadamente el número de individuos arbóreos nativos talados y afectados asciende a 80 mil, en los que se encuentran especies como: salvio negro, arrayán negro, encenillo, gaque, sietecueros real, tuno, tuno esmeraldo, chilco, laurel, sauco, helecho arborecente y Fucsia arbustiva.