La Contraloría de Bogotá calculó un detrimento de 140 mil millones de pesos en el Metro de Bogotá.

El organismo de control abrió un proceso de responsabilidad fiscal contra el exalcalde Enrique Peñalosa y varios funcionarios de su administración.

Según advierte el documento, se contrató el Metro elevado sin estudios terminados, desestimando el subterráneo que estaba más avanzado.

“Los estudios del Metro subterráneo llegaron a un nivel de ingeniería básica avanzada, mientras que los del elevado solamente alcanzaron el nivel de factibilidad”, dice el documento.

Con esta decisión, se zanja la disputa entre ambos proyectos, pues Enrique Peñalosa siempre dijo que el subterráneo no tenía estudios de ingeniera de detalle.