Lucía, con solo 20 años de edad, es una de las múltiples víctimas de ataques con ácido que se presentan en la capital del país. Como ella, decenas de niñas y jovenes están en el olvido.

Su exnovio habría sido el responsable del vil ataque, y aunque su aspecto físico cambió, ella sabe que no todo está perdido.

El concejal Jorge Colmenares asegura que en plena pandemia no se realiza ningún control ni prevención de este delito.

Cada año 1.500 personas son víctimas de ataques con ácido en el mundo; en Colombia, el promedio es de 100, en su mayoría mujeres.