La Fiscalía General de la Nación judicializó a cuatro hombres y una mujer, por su presunta participación en actos de terrorismo en los disturbios del 9 y 10 de septiembre pasado, en Bogotá.

El ente de control solicitó detención privativa en centro carcelario, pero el juez dictó medida restrictiva de la libertad en lugar de residencia, para cada uno de los investigados.

El ente acusador formuló cargos, según sus posibles responsabilidades con sustento en declaraciones, entrevistas, análisis de video y reconocimiento fotográfico, así:


Nelson David Villamil Tolosa, 28 años de edad, imputado por violencia a servidor público.

Esta persona al parecer atacó con arma blanca, en una pierna a la patrullera de la Policía, Jessica Lorena Patiño, cuando se desplazaba en su motocicleta cerca del CAI del barrio Venecia, en el sur de Bogotá.

Publicidad

Vea también: Candidato de Evo Morales se impone en primera vuelta presidencial de Bolivia


Pedro Anderson Sánchez Pirabán y Lina Verónica Mayorga Luque, ambos de 25 años, fueron procesados por terrorismo agravado.

Lo anterior, teniendo en cuenta que habrían sido quienes dirigieron y facilitaron elementos para que vándalos atacaran el CAI del barrio Florida, así como algunas viviendas y locales comerciales del mismo sector.



Camilo Andrés Rangel Reyes, de 18 años, fue imputado por perturbación al servicio público y hurto calificado agravado.

Presuntamente, utilizando un arma de fuego intimidó a un conductor del SITP en la avenida Ciudad de Cali con calle 92, y le habría hurtado su teléfono celular, en hechos ocurridos al mediodía del jueves 10 de septiembre.


Tenga en cuenta: Los puntos de Bogotá que se tomará la minga indígena este lunes, 19 de octubre


Guillermo Alfonso Correal Sierra, de 65 años, imputado por tentativa de homicidio y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego.

Se presume que en un acto de intolerancia disparó contra un adolescente de 17 años que protestaba en el CAI del barrio Suba, La Gaitana. El menor resultó herido por impacto de arma de fuego en la espalda.


Ninguno de los imputados aceptó su responsabilidad en los hechos de terrorismo urbano en Bogotá de los que fueron endilgados.