La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, paró 30 minutos para hacer yoga en el Bronx, zona que fue recuperada en la pasada administración.

Con una reflexión, la mandataria aprovechó la oportunidad para invitar a los bogotanos a que se sumen a actividades como la meditación y así realizar un llamado a la reconciliación.

«Parar 30 minutos a diario para respirar, reflexionar y recordar nuestro propósito en la vida, es una oportunidad de bienestar para nosotros, nuestra comunidad y nuestra ciudad», señaló López.

Publicidad

Las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar, ya que muchos personas dividieron opiniones por la actividad de la alcaldesa.

Mientras para algunos como el exalcalde, Enrique Peñalosa, es bueno que la mandataria haga estas «meditaciones ancestrales», otros piensan que es inoficioso.

En Twitter, varias personas hicieron tendencia la palabra «Payasa», por lo que consideran que la alcaldesa no se está centrando en los verdaderos problemas de la ciudad.

Entre los críticos, estuvo el autollamado «concejal de la familia», Marco Fidel Ramírez.