La Procuraduría rastrea más de 300 transacciones valoradas en más de 10 mil millones de pesos, que realizó el exdirector del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital, Wilman Muñoz, en las que presuntamente se desviaron recursos de la institución.

La compra de varias joyas y vehículos de alta gama dejaron en evidencia al funcionario de la Universidad Distrital, que se habría apropiado de millonarios recursos de contratos de la institución.

«Habría adquirido con esos recursos vehículos particulares para su uso personal, servicios de televisión por cable, hospedajes en hoteles y pagos de cuentas en restaurantes», así lo dejó consignado la Procuraduría, entidad que lo llamó a juicio por tres faltas calificadas como gravísimas, y cuyo proceso inició formalmente este lunes.

El ministerio público revisa 333 cheques y varias transacciones por más de $ 10.490 millones relacionados con presuntas irregularidades.

César Melo