A través de una carta, el colegio Liceo Francés le notificó al padre de familia que le impide el ingreso a la institución al considerar que su actuar fue desmedido.

“Sus actos fueron desproporcionados y pusieron en peligro a muchas personas y, presentarse al colegio armado es injustificado. Evidentemente tampoco justificamos la inseguridad de la ciudad. Sin embargo, no podemos avalar las consecuencias de actuar de forma desmedida”, menciona la carta.

El padre de familia rechazó esta decisión y aseguró que la defensa entre los mismos ciudadanos puede ayudar a combatir la criminalidad en Bogotá.

“Para mí es una decisión muy triste, es un mensaje a los bandidos de que somos castigados quienes tratamos de ayudar a las personas, están mandando un mensaje que tenemos que ser indiferentes, que si no es conmigo pues no pasa nada”, indicó el padre de familia, Paolo San Marino.