Alejandro Morales, de 16 años, era uno de los cinco hijos de Yina Agredo, la misma mujer que hoy llora la muerte del menor, que fue impactado dos veces en la cabeza el pasado 18 de diciembre en medio de un retén policial en el barrio El Codito, de Bogotá.

Para ella y su familia la muerte se dio en el marco de un mal procedimiento por parte de la autoridades, que según testigos, dispararon directamente a los ocupantes del vehículo en el que se movilizaba Morales.

El mismo que minutos antes se negó a la parada exigida por el retén del sector El Candelazo.

Lo único que digo es que se haga justicia, que la persona, el policía que nos hizo ese daño, pague. Que dé la cara, que no se esconda”, dice la madre del menor de edad.

Entre tanto, el tío de Alejandro Morales, aseguró que ya se interpuso una demanda contra los uniformados antes las autoridades judiciales por mal procedimiento y homicidio.

Publicidad

En el operativo, una persona más resultó herida y continúa en atención médica.

La Secretaría de Gobierno de Bogotá realiza acompañamiento psicosocial a la familia.