En la noche de este 8 de noviembre, el defensor del Pueblo, Carlos Camargo realizó varias visitas a las Unidades de Reacción Inmediata (URI) y a las estaciones de Policía de Bogotá y aseguró que “la vulneración de derechos es evidente”.

Camargo manifestó que “las personas privadas de la libertad que están en los centros transitorios de detención están en peores condiciones que quienes se encuentran en cárceles”.

Te puede interesar: A la cárcel profesor que habría abusado de dos estudiantes de 11 años en Bucaramanga

En estos lugares los detenidos deberían estar máximo 36 horas y en ocasiones están hasta 2 años. “No se dan las condiciones mínimas para que habite una persona. Se evidencian fallas en la prestación de los servicios de salud y alimentación, entre otras”, añadió.

“En la estación de Policía de Kennedy encontramos un hacinamiento del 1.016%; en la URI de Puente Aranda llega al 776% y en la URI de Engativá del 442%. Estos lugares, pese a tener capacidad para aproximadamente 30 personas, albergan hasta 780 detenidos”, explicó el funcionario durante estas visitas. 

La Defensoría del Pueblo hizo un llamado a la Alcaldía de Bogotá para que “se apersone de la situación de los detenidos en estos centros, que deben ser transitorios, y para que avance en las medidas necesarias para la descongestión de estos lugares”.