Algunos buses del SITP dejarán de ser azules, una disposición de la Alcaldía de Bogotá que obliga a los operadores a cambiar de color los buses nuevos con tecnologías limpias.

Los vehículos a gas serán de color amarillo y los eléctricos verde manzana.

En los patios de algunos concesionarios están en alistamiento los nuevos vehículos y otros están en un lote en el sur occidente de Bogotá a la espera de ser pintados de los nuevos colores para salir a rodar.

La alcaldesa Claudia López confirmó que el cambio se hará para destacar el salto tecnológico y distinguir los buses menos contaminantes.

Pero dejó claro que no se invertirá un solo peso de los impuestos de los bogotanos en este propósito.

«Los buses eléctricos se señalizan justamente que para que se sepa que tienen un nivel de emisiones distinto, las flotas se señalizan por el nivel de emisiones, para que se distingan, para que los ciudadanos además puedan hacer un control social, lo que quisiéramos es que esos primeros 420 buses, creo que son, que ya vienen eléctricos, queden con la señalización por emisiones«, confirmó Claudia López.

Publicidad

La orden se dio en el primer semestre del año, pero ya se habían comprado e importado los nuevos buses eléctricos y a gas con el tradicional color azul que hoy tendrían que ser repintados.

La alcaldesa aseguró que el cambio de color se hará producto de un acuerdo entre los operadores privados del SITP y Enel- Codensa.

Si se puede hacer con un privado, como Enel, pues se haría este año, o si no desde febrero”, advirtió López.

Cambiar de color un bus nuevo cuesta más de 9 millones de pesos, los operadores con buses a gas o eléctricos recién comprados están en conversaciones con Transmilenio para que permita la entrada en operación con el color azul y solo incorporar los amarillos o verdes manzana a partir del próximo año con la llegada de la nueva flota.