Con quemaduras de tercer grado terminó una niña de 10 años tras tocar el cable de alta tensión de un poste pegado a su vivienda.

La menor sufrió la descarga en un brazo y abdomen, y hoy corre riesgo de perder uno de sus miembros.

La comunidad del barrio Bella Flor de la localidad de Ciudad Bolívar, asegura que lleva más de 1 año solicitando el retiro o el traslado del poste.

Sin embargo, al ser una construcción sin permisos, la Empresa de Energía Enel-Codensa asegura que es responsabilidad de los particulares.

Publicidad

‘’La compañía realizó una visita en terreno con la que pudo establecer que, por la construcción realizada en el predio, no se respetaron las distancias de seguridad entre las redes y el predio que determina la regulación (2,5 metros de distancia)’’, indica un aparte de la comunicación.

En Bogotá, en lo corrido del año 67 personas han sufrido descargas eléctricas por postes pegados a sus viviendas.

Esta es la comunicación emitida por Enel-Codensa