La Alcaldía de Bogotá busca restringir el consumo de sustancias psicoactivas y bebidas alcohólicas en el espacio público de la ciudad, por lo que reglamentó el Artículo 67 del Acuerdo Distrital 079.

En parques, plazas y entornos escolares de Bogotá quedaría prohibido el consumo de drogas y alcohol las 24 horas del día, los siete días a la semana.

En el caso de establecimientos educativos, se fijará un perímetro para la restricción. A 200 metros de colegios, jardines y universidades quedará prohibido el uso y venta de sustancias alucinógenas y bebidas alcohólicas.

El decreto también señala que no podrán consumirse dichas bebidas y sustancias en espacios públicos a cielo abierto o cerrado, y espacios privados que trasciendan a lo público o que concentre aglomeración de personas.

Dentro de esos espacios hacen parte las plazas, plazoletas y plazuelas como:

  • Maloka
  • Mirador Torre Colpatria
  • Plazoleta la Rebeca
  • Parque (plaza) de Lourdes
  • Plazoleta Rufino José Cuervo
  • Plaza de Bolívar
  • Plaza de los Mártires
  • Plaza de Usaquén
  • Plaza del Chorro de Quevedo
  • Plaza Fundacional de Engativá
  • Plaza Fundacional de Fontibón
  • Plaza Fundacional de Suba
  • Plazoleta de Antonio Nariño
  • Plazoleta las Nieves
  • Plazoleta del Concejo
  • Plazoleta de Rosario
  • Parque de los Periodistas
  • Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe
  • Plaza España
  • Plazoleta Universidad del Rosario
  • Plazoleta Calle 85 con Carrera 15
  • Plaza de los Alfiles y Santuario de Monserrate.
Publicidad

“La administración distrital y la Policía Metropolitana de Bogotá, adelantarán operativos permanentes y continuos en los entornos a los 2.425 colegios y 1.618 jardines infantiles, así como en los 5.106 parques de la ciudad donde aplica la restricción”, aseguró el secretario de Movilidad, Jairo García.

La medida tiene como objetivo mitigar el consumo de sustancias en menores de edad, ya que el 25 % de los consumidores de alcohol, marihuana, bazuco y cualquier sustancia ilícita se inició antes de los 15 años de edad, según el Segundo estudio distrital de consumo de sustancias psicoactivas en Bogotá.