El caso de Luis Alfonso Nieto demostraría que en Bogotá ya se está decidiendo a quién se le da cama en UCI y a quién no.

Nieto, quien es adulto mayor, duró en cola ocho días esperando por una cama UCI en el hospital de Fontibón, porque la prioridad era para los pacientes más jóvenes.

Ante la insistencia de los familiares la larga espera terminó y en las últimas horas fue trasladado al hospital Simón Bolívar.

Según cuenta su nieta, Luis Alfonso intentó cumplir la cuarentena lo que más pudo, pero la falta de plata lo obligó a aceptar un trabajo en la localidad de Kennedy y allí se contagió.