En Bogotá las manifestaciones iniciaron de manera pacífica sobre las 10 de la mañana con una marcha que inició en el Parque Nacional.

La exigencia principal de los manifestantes era el hundimiento de la Reforma Tributaria, que el Gobierno presentó al Congreso de la República.

El presidente de la CUT, Francisco Maltés, uno de los convocantes del paro, pidió “que el Gobierno escuche el clamor del pueblo y retire el proyecto tributario”.

 

Le puede interesar: El Comité Nacional del Paro convocó una nueva jornada de movilización para este jueves

 

En el centro ciudadanos se manifestaron contra los nuevos impuestos que propone el Gobierno, como el IVA a los servicios públicos y la renta para personas con ingresos de 2,5 millones de pesos mensuales.

“Aquí está el pueblo manifestándose”, dijo Olga Lucía Gaitán, una ciudadana que participó en la concentración en la Plaza de Bolívar.

Sobre el medio día, la protesta desembocó en disturbios en el centro de Bogotá.

El Esmad intervino y se produjo una batalla campal en la Plaza de Bolívar y calles aledañas.

Vea también: Alcaldesa de Bogotá entregó balance tras jornada de marchas

 

Las tanquetas de la Policía se abrieron paso por la carrera séptima, para dispersar a los manifestantes que lanzaban piedras contra la Fuerza Pública.

Poco después los enfrentamientos se trasladaron a la avenida Jiménez, donde un patrullero motorizado fue arrojado al piso.

Un ataúd con la cabeza de un porcino, simbolizó el descontento ciudadano expresado en el paro de este 28 de abril.