El Juzgado Noveno Penal Especializado de la ciudad de Bogotá, condenó a Lidya Andrea Moncada Matuk a la pena de 43 años de prisión, como responsable de los delitos de secuestro extorsivo agravado, con circunstancias de mayor punibilidad, y hurto calificado y agravado.

El fallo también le ordena a la procesada pagar la multa de 17.499,99 salarios mínimos legales mensuales vigentes e inhabilidad para el ejercicio de derechos y funciones públicas por un lapso de 20 años.

 

Podría interesarle: “Estábamos convencidos de que íbamos a seguir aquí, en nuestra casa”: Messi

 

De acuerdo con la investigación, el 8 de abril de 2018, en horas de la madrugada, Moncada ingresó con la víctima, el subteniente de la Policía Esteban Camilo Ojeda Erazo, a un bar ubicado en el barrio Santa Fe de la capital del país.

En el lugar, la mujer, con ayuda del mesero, le suministró al oficial sedantes en el licor que consumían y sustancias alucinógenas repetidas veces, hasta dejarlo en estado de indefensión.

 

Conozca más: Colombianos en Haití “se encuentran en mejores condiciones de salud”, Cancillería

 

Los investigadores determinaron que, la hoy condenada y otras personas de la organización delincuencial, subieron al subteniente a un vehículo y lo trasladaron a un inmueble en el barrio El Parejo, donde lo mantuvieron retenido y lo torturaron por ser miembro de la fuerza pública.

Se estableció además que le hurtaron sus pertenencias y las tarjetas bancarias, con las cuales los secuestradores realizaron compras en diferentes establecimientos comerciales por más de $5’000.000.

 

Mire también: Tokio apaga su llama olímpica y da el relevo a París

 

Después, Ojeda Erazo fue asesinado y enterrado en una fosa dentro del mencionado lugar, donde las autoridades hallaron su cuerpo cuatro días después.

Por estos hechos, incluido el homicidio, ya fueron condenados Wiston Orozco Montero a 53 años de prisión y Sergio Esteban Zamora Bello, conductor del vehículo en el que trasladaron a la víctima, a 40 años de cárcel.