La Fiscalía reveló que el expatrullero de la Policía Juan Camilo Lloreda llegó a un preacuerdo con la entidad, para aceptar que participó en la muerte del abogado Javier Ordóñez.

Con el acuerdo, el uniformado recibiría una rebaja de pena a cambio de declararse culpable de los hechos ocurridos el pasado 9 de septiembre, cuando Ordoñez falleció tras un procedimiento policial.

Lloreda actualmente se encuentra detenido, y sobre él también pesa una sanción disciplinaria impuesta por la Procuraduría, que lo inhabilitó para ejercer cargos públicos durante 20 años.

Ordóñez fue golpeado e impactado con una pistola taser, y posteriormente trasladado al CAI del barrio Villaluz en la localidad de Engativá, donde falleció.