Las autoridades adelantaron 15 allanamientos en locales comerciales, ubicados en las localidades de Engativá, Kennedy y Mártires, donde se tenía información sobre la venta de celulares de dudosa procedencia.

En los establecimientos fueron recuperados 180 equipos móviles de distintas marcas y gamas, que no contaban con la documentación para sustentar su legalidad, pero que estaban siendo comercializados al público. Por estos hechos fueron capturadas 11 personas, que fueron puestas a disposición de las autoridades judiciales, por el delito de receptación.

En lo corrido de este año, la Policía de Bogotá ha adelantado 140 allanamientos, donde se han recuperado 650 celulares y se han incautado 785 equipos móviles, permitiendo, además, la captura de 122 personas por el delito de receptación y la desarticulación de 15 estructuras delincuenciales, dedicadas al hurto y la venta de celulares hurtados en Bogotá.