25/09/2017

Los dos estudiantes de ingeniería industrial de la Universidad de Los Andes fueron reportados como desaparecidos en la madrugada del domingo mientras departían en la Zona Rosa de la capital. Horas más tarde y después de haber sido abandonados por los ladrones, los jóvenes aparecieron en un centro médico con rastros de una sustancia que sería escopolamina.

Los delincuentes robaron las tarjetas de crédito de los estudiantes, con las que hicieron retiros de cajeros automáticos y compras en establecimientos comerciales.

Según el coronel Javier Martín, subcomandante de la Policía de Bogotá, “los delincuentes intentaron vender los celulares que habían hurtado. Estamos recogiendo testimonios para capturarlos cuanto antes”.

A esta hora los jóvenes se recuperan, mientras la Policía analiza las cuentas bancarias y el recorrido de los delincuentes para dar con su paradero.

En lo corrido del año se han registrado 989 robos con escopolamina en el país, 367 de éstos en Bogotá.

Camilo Montoya – CM&