En pausa está el traslado de las comunidades indígenas que están instaladas en el Parque Nacional. Pese al compromiso de estos cabildos de desocupar y abandonar el lugar este 11 de mayo, su mudanza se frenó durante dos días ante la falta de alojamientos temporales.

NotiCentro 1 CM& habló con miembros pertenecientes a estos resguardos.

“Teníamos efectivamente una cobertura con la cual no daba para cubrir la totalidad de la población. Eso nos impidió un poco que nos retrasáramos como tal. Adicionalmente, a eso también le sumamos las fuertes lluvias, lo cual ha hecho que sea más lento el tema del desarme”, comenta Jairo Montañez, líder indígena.

También puedes leer: ¡Qué familia! Cae banda dedicada a robar usuarios del SITP

Día a día, la red de apoyo se va quedando sin cupos, aumentando la necesidad de estos traslados.

“Es necesario que la Unidad para las Víctimas agilice la ruta que corresponde con el fin eficiente de que eso reduzca el caudal poblacional, y pues de esa manera los que quedan en remanente pues puedan ser ubicados o asignados a los distintos puntos de la red de apoyo”, insta Montañez.

“Hasta ayer a media noche se había hecho la habilitación de alrededor de 340 puntos, en distintos puntos de Bogotá”, suscribe.

Desde el pasado sábado, solo el 50% de los ocupantes han salido del Parque.

“Se han desarmado alrededor de unos 120 cambuches. Unos nueve grandes madre matrices donde había un gran caudal de población ahí. Nos quedan (por desocupar) alrededor de unas 750 personas, dice el líder indígena.