La Procuraduría General de la Nación le pidió a la Alcaldía de Bogotá que en dos días presente un informe de las acciones adoptadas para evitar que la ciudad se vea inmersa en una problemática social, ambiental y económica, por la situación que se presenta con los trabajadores de la empresa Aguas de Bogotá.

El procurador general, Fernando Carrillo, instó a la Alcaldía a brindar respuestas concretas sobre lo que se ha estado haciendo “para reducir, mitigar y corregir los impactos ambientales negativos causados por la deficiente operación del servicio de recolección de basuras; lo cual a su vez está generando alteración de la calidad del aire, del suelo, y grandes situaciones sociales y de orden público”.

Para el ente de control, “la declaratoria de ‘Emergencia Sanitaria y el Estado de Prevención Ambiental o Alerta Amarilla en Bogotá’, no exime de responsabilidad al Distrito de garantizar la continuidad de los servicios públicos y evitar la proliferación de olores ofensivos”.

Así las cosas, el Ministerio Público instó y citó a las partes para que en las próximas horas se sienten de manera urgente en una mesa de trabajo y definan una solución.