Vandalizado, quemado en su entrada y con grafitis en sus paredes: así amaneció este jueves el Colegio Nuevo Chile – ‘Sede B’ubicado en la localidad de Bosa.

Las instalaciones de la institución terminaron destruidas tras una violenta protesta liderada por encapuchados, en rechazo a un presunto caso de abuso sexual contra un menor de 5 años que se habría perpetrado al interior del colegio.

Según las acusaciones, quien habría cometido el delito sería un docente de Educación Física.

También puedes leer: Denuncian un nuevo caso de violencia sexual contra un menor de 5 años en colegio de Bogotá

La Secretaría de Educación, la Policía y la comunidad (padres de familia de estudiantes) firmaron un pacto de ‘no agresión’ para proteger al colegio y rechazar los actos de vandalismo.

“Yo si hago un llamado y una exigencia a los violentos: los colegios no pueden ser objeto de sus actos de violencia. Como sociedad estamos haciendo un llamado para que se respeten los colegios”, señaló Edna Bonilla, secretaria de Eduación de Bogotá

No estamos diciendo que se callen, no le estamos diciendo a los padres o a las madres ‘no denuncien’. Todo lo contrario; le estamos diciendo ‘denuncien’ para que nosotros podamos actuar”, añadió.

Del mismo modo, en el pacto también se adjudicó un compromiso para esclarecer el aparente caso de abuso, así como adelantar obras de limpieza del colegio, por parte de los padres de familia.

“Estamos colaborando en todo el colegio porque ayer lo quemaron unas señoras encapuchadas (…) Nos tocó hacer una ‘cadena’ acá en toda la comunidad para que no lo siguieran quemando” , afirma Maria Eugenia Solano, madre de familia.

Cabe recordar que la Secretaría de Educación documentó, en su último informe, 163 casos de violencia sexual en los colegios de BogotáEl informe fue escalado a la Fiscalía.