La fuerza pública y la UNDAMP acudieron a la URI de Puente Aranda para controlar un intento de amotinamiento que de reclusos desde las 6:00 p.m. del pasado miércoles.

De acuerdo con informaciones oficiales, la rebelión se presentó por la falta de abastecimiento de agua en el edificio.

“Se presentaron daños técnicos en las bombas de suministro y no se lograba el abastecimiento en el edificio, motivo por el cual se presentó un intento de amotinamiento por parte de los privados de la libertad teniendo en cuenta que no se había restablecido el suministro del agua en las celdas, señaló el teniente coronel Edgar López.

Según fuentes oficiales, tras lograr calmar los ánimos entre los reclusos, las autoridades coordinaron con la alcaldía local el llamado a unidades de bomberos de Bogotá, quienes acudieron al lugar para suministrar el líquido a las celdas, y no para apagar un supuesto incendio como se dijo inicialmente.

No hubo reportes de daños estructurales en la Unidad de Reacción Inmediata.