Tras las manifestaciones que se registraron este jueves en la capital del país por cuenta de grupos feministas que rechazaban el presunto abuso sexual de una menor en TransMilenio, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, rechazó los desmanes que se presentaron en diferentes puntos.

“Destruir estaciones y buses de Transmilenio que usamos y pagamos con impuestos todos no repara a Hillary ni a ninguna mujer, ni arregla ningún problema social o del transporte. Los empeora ambos”, señaló la mandataria.

De igual manera, señaló que “responder a violencia con violencia es reaccionario y es nuestra eterna desgracia”.

Se espera que en las próximas horas las autoridades distritales entreguen un balance oficial sobre los graves daños materiales que sufrieron estaciones y buses de TransMilenio.