Una doble tragedia generó indignación en el país, la muerte de dos indígenas, mamá embarazada e hija, arrolladas por un camión de basura y el posterior linchamiento del conductor del mismo, este último, quien pidió ayuda a través de un audio por lo que estaba sucediendo.

“Uy, Dios mío, acabaron con el carro. Papito Dios, yo tuve un accidente, Dios mío, me van a acabar el carro. Ayúdenme”, dice en un audio Hildebrando Rivera, el conductor del camión de basura que murió linchado por indígenas.

Le puede interesar: Mujer a la que le extirparon parte del cráneo se despertó del coma y sorprendió a todos con lo que hizo después

Además, Mario Calderón, gerente de la empresa de Aseo de Guasca Ecosiecha, donde trabajaba Hildebrando, reveló que una persona tomó el teléfono del conductor y dijo:

“No llame más a este teléfono porque a este hijo de puta lo vamos a matar”.

“Había como una turba afuera del camión se escuchaban golpes, gritos y la voz de Hildebrando absolutamente desesperado”, afirmó el gerente.

Conozca más: Conmoción en México tras el hallazgo del cadáver de un bebé en basurero de una cárcel

Por otro lado, la Fiscalía abrió investigación formal para esclarecer tanto la muerte de las indígenas como para identificar a los responsables del homicidio del conductor.

La madre indígena que murió dejó cinco huérfanos. Por su parte, el conductor era padre de tres jóvenes.

Lea además: Investigación alerta y advierte por qué sería tan “dañino” dormir con la mascota

Por su parte, la familia del conductor linchado pidió que la justicia ordinaria asuma la investigación sobre lo ocurrido.

Además, tras la tragedia la comunidad asentada en el parque La Florida está considerando abandonar el albergue por falta de condiciones de seguridad. Las comunidades pidieran traslado a un albergue en el centro de Bogotá.