La Alcaldía de Bogotá planea una completa reorganización de los vendedores informales a lo largo del corredor, desde la Plaza de Bolívar hasta la calle 26.

Una de las novedades es que los vendedores estarán uniformados, cada actividad económica tendrá un color distintivo, la venta de dulces se vestirá de naranja, la venta de alimentos de rojo, los artesanos de morado y los artistas de amarillo.

Sobre la carrera Séptima solo podrán trabajar los vendedores caracterizados, alrededor de 600, en el horario de 6am a 8pm.

Mañana el Instituto para la Economía Social, la Alcaldía y los vendedores informales firmarán un pacto por la recuperación del espacio público en el emblemática vía.