En la localidad de Usaquén las autoridades sellaron un jardín infantil debido a que estaba funcionando con completa normalidad, sin respetar las restricciones en medio de la pandemia.

En el allanamiento, la Policía local encontró a seis niños en el interior del jardín, quienes estaban siendo cuidados por diferentes personas.

Gracias al llamado de la comunidad se pudo identificar la operación de este establecimiento, el cual fue sellado por tres días. Además, la dueña deberá pagar una multa cercana al millón de pesos por infringir las normas sanitarias.

La Secretaría de Integración Social recordó a los padres de familia que no está permitido el funcionamiento ni de jardines, colegios y universidades en pleno pico del COVID-19 en Bogotá.