Durante una reunión entre la Alcaldía de Bogotá y la Arquidiócesis se anunció que el tradicional sendero de Monserrate cerrará al público.

Aunque los servicios de funicular y teleférico, con control de aforo, sí estarán habilitados para los feligreses.

Además, dadas las circunstancias generadas por la pandemia del COVID-19, no se realizarán procesiones ni lavatorio de pies.

 

 

Asimismo, queda suspendido el tradicional Vía Crusis por el Cerro de Monserrate.

“Se invita a todos los fieles a hacer de sus propios hogares un lugar de oración y recogimiento en este tiempo sagrado”, dijo la Alcaldía de Bogotá.

 

Así las cosas, las celebraciones realizadas en las parroquias autorizadas y centros de cultos, deberán conservar el aforo permitido y los protocolos de bioseguridad.

El encuentro entre la alcaldesa Claudia López y monseñor Luis José Rueda Aparicio, se realizó en el Palacio Arzobispal.

Publicidad