Un plato del menú de un restaurante bogotano ha causado comentarios a favor y en contra en redes sociales. El tema ha sido tendencia en Twitter durante este lunes por cuenta de quienes defienden y atacan la estrategia del establecimiento comercial.

El llamado de atención lo hizo, entre otros, la escritora colombiana Gloria Esquivel, autora del libro ‘Animales del fin del mundo’, quien en un tuit mostró una foto con el mensaje: “Mientras tanto en el clasismo bogotano más rancio y asqueroso”.

En la imagen compartida por Esquivel se aprecia el plato llamado “Arroz gracias”, con la información sobre qué es, para quién y qué tiene.

La molestia nació en el ¿para quién?, pues en la explicación el restaurante argumenta que es un plato hecho “para porteros, personas del servicio, conductores, niñeras, o cualquier otra persona a quien quiera agradecer”.

Cientos de comentarios coincidían con la idea de que el plato, presentado de esa manera, resultaba discriminatorio y condescendiente.

Para otros no era más que otra forma de mostrar agradecimiento y solidaridad con el personal de servicio. El tema se volvió material para memes, sátira e indignación.

@Richie_Gomez dijo: “Don Armando sería de los que metería a trabajar a Betty en un container y le pediría ‘Arroz Gracias’”.

@nitrospawn escribió: “Les voy a agradecer, pero nunca con lo mismo que yo como, mejor este menú para «personas del servicio».

Por su parte, @GiovanniPerS, defendiendo la estrategia, manifestó: “¿Qué tan complicado es entender que el restaurante tiene un target para sus productos y que pocos regalarían un plato de 30-40 mil? Por el contrario, con esta alternativa permiten que se tenga un detalle más modesto con alguien. ¿Dónde está el lío?”.

La confrontación en redes llegó a tal punto que el restaurante se tuvo que manifestar en un comunicado de prensa asegurando que van a revisar la manera como están comunicando.

Este episodio también hace recordar al famoso “Menú del día para escolta” que otro reconocido restaurante de la ciudad promocionaba hace algunos años en su carta. En su momento, el plato también suscitó un debate sobre si era correcto o no etiquetar los productos con base en quiénes los debían consumir.