En un mega despliegue operativo llevado a cabo en gran parte de los centros penitenciarios a nivel nacional, los investigadores hallaron en la cárcel de Bogotá, La Picota, las increíbles formas en que los presos realizaban extorsiones por medio de sonidos programados, brujería y magia negra.

En La Picota, ubicada en el kilómetro 5 Vía Usme, en Bogotá, se pudo establecer que en algunas celdas, los internos además de contar con la utilización de celulares, también tenían parlantes Bluetooth con diferentes sonidos programados para que pudieran fingir a través de estos, estar en un aeropuerto y así cometer la estafa de la falsa encomienda internacional.

Publicidad

De igual manera, tenían programados sonidos de ambulancias y patrullas de Policía, para poder realizar la modalidad de suplantación de autoridad.

Vea también: Grupo de Lima rechaza las elecciones legislativas de Venezuela

El otro punto que impactó a los uniformados fue encontrar en otras celdas de la Picota, material de brujería y magia negra, que consistía en el empleo de unos duendes de cerámica, a los cuales los internos antes de realizar una llamada extorsiva, les colocaban un billete o monedas de diferentes denominaciones, con el fin que la extorsión surtiera los efectos y la víctima consignara.

Adicionalmente, también se efectuaron diligencias de allanamiento en los centros penitenciarios ‘La Modelo’ en Bogotá; ‘La Judicial’ en Cesar; en Sucre ‘La Vega’; ‘La Ternera’, en Bolívar; ‘Las Mercedes’, en Córdoba; ‘Doña Juana’ en Caldas; ‘La Modelo’ y ‘Palo Gordo’, en Santander; ‘El Barne’ y ‘Cómbita’, en Boyacá; ‘Rodrigo Bastidas’, en Magdalena; ‘Bellavista’ y ‘Pedregal’ en Antioquia; ‘Villavicencio’ y ‘Acacías’, en Meta; ‘La 40’, en Risaralda; ‘Picaleña’, en Tolima; ‘La Pola’, en Cundinamarca; ‘Buchely, en Nariño; y  en los centros penitenciarios ‘el Bosque’ y ‘La Modelo’, en Atlántico.

Le puede interesar: Golpe a la extorsión: caen varios guardianes del INPEC al servicio de ‘Los Carceleros’ en Villavicencio

Durante estas diligencias se logró la incautación de 423 celulares, 900 simcards, 8 microSD, 7 USB, 191 cargadores, y 549 armas blancas. La información que reposaba en los dispositivos incautados es objeto de análisis e investigación por parte del Cibergaula de la Policía Nacional.

En lo que va del año se ha registrado una reducción del 13 % en los casos de extorsión, lo que ha permitido la desarticulación de 138 bandas dedicadas a este delito y la captura de 2.184 delincuentes.

Con respecto a la modalidad carcelaria durante el presente año se han realizado 306 capturas y 17 imputaciones, además de diferentes “operaciones bloqueo” en las cuales se bloquearon 14.274 IMEI, identificados al interior de las cárceles para la realización de llamadas extorsivas.