Los vendedores informales tendrán que organizarse por turnos y días para salir a trabajar en Bogotá.

No todo el mundo puede estar en la misma vía aglomerado. Entre las propias organizaciones de vendedores ambulantes tendrán que establecer quiénes y qué días pueden salir”, dijo la alcaldesa Claudia López.

En las zonas de venta informal como la carrera Séptima, el centro de Bogotá y el 20 de Julio, habrá restricciones para el ingreso de los vendedores.

“Ninguna zona se puede aglomerar, ninguna. Vamos a tener restricciones al acceso y venta” de forma organizada para los vendedores informales, señaló López.

El número de contagios en Bogotá se está duplicando cada 15 días y en la localidad de Kennedy preocupa, porque pese a estar en alerta naranja, se ha triplicado la tasa de contagio.

Claudia López advirtió que si las unidades de cuidados intensivos llegan al 50% de ocupación, la ciudad entrará en alerta naranja y si llegan al 70% volveríamos al confinamiento total en alerta roja.