Una joven de 21 años fue atacada con ácido en la cara a las afueras de la Estación General Santander de TransMilenio, al parecer por celos de su pareja sentimental, y en complicidad con dos mujeres.

Los hechos sucedieron el pasado 13 de noviembre y las autoridades ya habían reportado que las dos mujeres que ejecutaron el ataque con el químico fueron  enviadas a la cárcel, pero hasta ahora se conocen los detalles.

La Policía reveló los siguientes videos de las cámaras de seguridad, que muestran el momento exacto del ataque con ácido a la víctima, cuando se encontraba a la espera de su novio con quien se movilizaba en moto.

Publicidad

Los motivos de la agresión

En las primeras acciones adelantadas por la Seccional de Investigación Criminal de Bogotá, se logró establecer que días antes de la acción delincuencial la víctima había recibido mensajes amenazantes provenientes de dos números telefónicos.

Sin embargo, en el primer relato rendido por la mujer atacada se logró establecer como principal sospechoso a su pareja sentimental, teniendo en cuenta que, durante el transcurso de la relación se habían presentado episodios de celos, agresiones verbales y psicológicas.

Además, hubo situaciones relacionadas con la salud mental del hombre, quien por esta condición habría estado ingresado en una clínica especializada.

Tres días después de lo ocurrido, el primer implicado al parecer decidió confesar lo acontecido a la familia de su novia, a quienes les sostuvo que su hermana y su pareja sentimental (la cuñada de la víctima) estaba relacionada con lo sucedido y que todo habría originado por los malentendidos vividos como pareja.

En ese instante, una de las hermanas contactó a los investigadores, al tiempo que aportó una conversación en la que la señalada agresora asume los hechos, pero manifestó que todo habría sido orquestado por su hermano (novio).

Según esta versión, el novio escudó su comportamiento en un aparente escarmiento a su novia por lo ocurrido en su relación.

Asimismo, la mujer habría confesado que los mensajes amenazantes que había recibido la víctima habrían sido escritos por su hermano, quien consiguió dos números telefónicos (SIM CARD).

Presuntamente, la idea del hombre era poder transportarla hasta su trabajo y permanecer enterado de sus movimientos.

En ese momento, se conoció que la persona que habría entregado el ácido era el hombre, quien además le contó a su hermana la ropa que llevaba puesta la víctima y que la iba a llevar a la Estación General Santander, en donde permanecería sola en la moto.

Sin embargo, quien finalmente arroja la sustancia fue otra mujer, identificada como la pareja sentimental de la hermana del hombre.

Un giro dramático en la investigación

El hombre que confesó ante la familia de su novia la acción decidió quitarse la vida, dejando una carta en la que pide perdón.

Al tiempo, y con las pruebas aportadas, entre las que se cuentan testimonios y análisis de videos de cámaras de seguridad, se logró la captura de las implicadas, a quienes les dieron medida de aseguramiento procesadas por el delito de ataque con agente químico y/o ácido.

“No seremos tolerantes frente a los delitos que vulnere la integridad de las mujeres, por lo cual creamos un grupo especial para atender los casos de violencia contra ellas”. dijo el Brigadier General Oscar Gómez tras los resultados.